viernes, 19 de abril de 2013

Prisa desmiente venta de Alfaguara


A raíz de las noticias publicadas ayer sobre la venta a Random House.

Después de que la noticia sobre la venta de la editorial Alfaguara a Random House corriese como la espuma ayer en varios medios digitales y en Twitter, el Grupo Prisa emitió un comunicado dirigido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores desmintiendo tal información. El comunicado dice exactamente así:
“En relación con las noticias aparecidas en el día de hoy en algún medio digital, PRISA desmiente que se haya producido la venta de “Alfaguara” y sus sellos literarios por parte de su filial, Santillana Ediciones Generales, S.L., a Random House Inc.
PRISA ha mantenido y mantiene conversaciones para la transmisión de este activo y de otros del Grupo Prisa con diversos interlocutores. En caso de que se produzca un acuerdo vinculante en relación con la transmisión de cualquiera de estos activos, PRISA hará las comunicaciones de información relevante pertinentes.
Madrid, 18 de abril de 2013”
A nosotros nos viene a la cabeza al momento esa sentencia del refranero español que dice: “Cuando el río suena, agua lleva”. Más aún teniendo en cuenta los problemas financieros que sufre el Grupo Prisa desde hace años, y que hacen peligrar la existencia de la editorial bajo su tejado.
Estaremos atentos a las noticias que se vayan produciendo, para contároslas…
(18.04.2013)
Random House, el grupo editorial propiedad del gigante editorial alemán Bertelsmann, ha comprado Alfaguara (perteneciente a Santillana, del Grupo Prisa), según informa Elconfidencial.com. Se trata de una operación comercial que redibuja el panorama de nuestras editoriales en España: sólo el Grupo Planeta (que engloba sellos como Planeta, Espasa, Destino, Temas de Hoy, Seix Barral, MR, Emecé, Gestión 2000, Crítica, Ariel, Paidós, Booket y Austral, por citar sólo algunos) puede competir en poder con este nuevo grupo en el que Alfaguara compartirá catálogo con Mondadori, Plaza&Janés, Caballo de Troya, Debate, Debolsillo, Grijalbo, Lumen, Montena, Random y otros.
Santillana (Grupo Prisa) conservará la división educativa de la firma, la más rentable, que generó una facturación de 733,65 millones en 2012, lo que supone un 28% del total del grupo. “El beneficio bruto de explotación (ebitda) alcanzó los 184,2 millones, un apreciable incremento del 8,2% en plena crisis económica gracias al tirón de países como México, Argentina o Perú. Una evolución que explica que la editorial haya sido en los últimos años uno de los activos más codiciados del grupo, cuya deuda roza los 3.100 millones de euros. Y también que sus gestores se hayan resistido siempre a la venta para no reducir el perímetro de la compañía y limitar su presencia estratégica en el continente americano”, según informa Peio H. Riaño en Elconfidencial.com
Con esta venta de Alfaguara a Random House, el grupo alemán Bertelsmann aumenta su influencia sobre el mercado en español, algo que ya había incrementado el año pasado, en noviembre, al adquirir el 100% de Random House Mondadori, que pasó a llamarse Random House.
Posiblemente las autoridades de competencia europeas tengan que ratificar esta compra, aunque damos por hecho que ya la habrán aprobado. Recordemos que así fue hace pocos días cuando se informó de la fusión de la empresa editorial alemanaRandom House con la británica Penguin, que daba origen al mayor grupo editorial mundial, el primero de las cinco grandes editoriales que publican en inglés, además de Hachette, HarperCollins, Macmillan y Simon & Schuster.
En un primer momento podemos pensar que noticias como éstas indican malos tiempos para la independencia… Pero depende de la escala en la que nos situemos. Más bien diríamos que pintan un futuro gris (por no decir negro) para las editoriales de tamaño medio, que se ven a menudo obligadas a ser absorbidas por los grandes grupos. Pero tal vez estos duelos de gigantes no hagan más que revalorizar el trabajo de las editoriales independientes, esas que, si bien luchan tanto o más que las otras por cuadrar sus cuentas de resultados, no sacrifican calidad a favor del sonido metálico de la caja registradora.